martes, 5 de abril de 2011

Los más temerarios de la historia

Unos los llaman locos y otros los llaman héroes, pero lo que está claro es que estas personas no dejan indiferente a nadie, ya que les da igual desafiar a la muerte una vez detrás de otra, siendo estos las personas que han realizado actos más temerarios a lo largo de la historia:
10. Jeb Corliss. Este estadounidense de 34 años, es un especialista en salto BASE, paracaidismo y traje aéreo, un tipo de paracaidismo en el que se utiliza un traje especial para crear resistencia contra el aire y planear a una velocidad cercana a los 200 kilómetros por hora.
Según explica el mismo Jeb Corliss, tuvo una infancia muy problemática, lo que le hizo desarrollar una necesidad patológica de enfrentar sus temores. Y no tardó en encontrar cómo enfrentarlos, ya que en 1997, a la edad de 21 años, llevó a cabo su primer salto BASE. De allí en más no se detuvo en ningún momento por voluntad propia, pero claro, este oficio en particular tiene gajes especiales. Y Corliss debió enfrentarlos como cualquier otro. En 1999, a tan solo dos años de haber comenzado, salió disparado hacia una catarata en África y se rompió varias costillas y la espalda en tres secciones diferentes.
Aunque el accidente más grave ocurrió en 2003, cuando él y su colega y amigo, Dwain Weston, querían convertirse en el primer dúo en volar simultáneamente sobre y por debajo del puente colgante más grande de Colorado. Aunque ambos estaban utilizando trajes aéreos, por alguna razón Weston se estrelló contra el puente, muriendo instantáneamente frente a los ojos de Corliss.
Entre algunos de sus logros más recordados, se puede mencionar que ha realizado saltos desde varios puntos populares del mundo, como la Torre Eiffel, las Torres Petronas, la Space Needle de Seattle y ha sobrevolado el Cristo Redentor de Río de Janeiro. También intentó saltar desde la torre de observación del Empire State, pero la seguridad del edificio lo detuvo antes de hacerlo y lo llevaron a juicio.


9. Larry Walters. Desde pequeño su sueño había sido volar, de hecho intentó ser seleccionado en la Fuerza Aérea pero fracasó a causa de su pobre vista. Sabiendo que un tropezón no es caída comenzó a investigar una manera casera y barata de lograrlo, la cual encontró pronto, ya que en 1982 se dio cuenta que podía crear su propio globo aerostático utilizando globos meteorologicos inflados con helio y amarrados a una silla de jardín.
Una vez todo preparado sus amigos se reunieron para una solemne ceremonia, Walters, desafiando al sentido común y la inteligencia, tras un breve discurso se sentó y fue sujetado a su instrumento.
Como acompañantes llevaría una provisión de sandwichs y cervezas. Además de la comida Larry cargaría un rifle de aire comprimido que le ayudaría a “pinchar” los globos para así descender. Al cortar el cable la “máquina voladora” comenzó amigo americano temía dispararle a un globo y desbalancear la carga por lo que permaneció más de 14 horas volando con su silla. El problema, ni más ni menos, llegó cuando su silla desgraciadamente no tuvo mejor idea que circular la ruta aerea de descenso que toman los aviones que se dirigen al aeropuerto de Los Ángeles.
Aterrado Walters y aterrados los pilotos quienes se comunicaban euforicamente con la torre comentando la extraña visión, Larry se decidió y prefirió correr el riesgo de dispararle a los globos al de ser envestido por un Jumbo Jet. Curiosamente descendió sano y salvo, convirtiéndose en un héroe local.

8. Eddie Kidd. Es un temerario y famoso especialista de cine, más conocido por llevar a cabo más de 3.000 saltos mortales con su motocicleta. Kidd fue el doble de riesgo de Pierce Brosnan (entre otros) en varias de las películas de James Bond en la década de 1990.
Fuera de las películas, Kidd, una vez saltó la Gran Muralla China, y en otro truco famoso, saltó 80 metros sobre un viaducto de 50 metros de alto.
Tristemente, su carrera tomó un giro trágico en 1996, cuando sufrió un accidente devastador durante un salto en un rally de motocicletas en Inglaterra. Kidd pasó seis semanas en coma después del accidente, y durante un tiempo después fue confinado a una silla de ruedas. Sorprendentemente, fue capaz de realizar una recuperación sólida. Después de prometer volver al mundo de las carreras de motos, hizo su reaparición en el Reino Unido en junio de 2007 con una gran expectación.


7. Annie Edson Taylor. Pasó a la historia por ser la primera persona que se tiró dentro de un barril por las catarátas del Niágara y vivió para contarlo.
Ansiosa de fama, y sobre todo, de dinero que la permitiera vivir con las comodidades que tuvo en su niñez, aprovecha la próxima celebración de la Exposición Panamericana de 1901 en la ciudad de Buffalo a la que acudirían miles de personas y empieza a preparar su aventura, para lo cual se desplaza hasta allí, manda construir un barril de roble al que se añadiría un yunque en su base para que sirviera de contrapeso, y un colchón en su interior que la protegiera de los golpes que se vería obligada a sufrir. Por último, para asegurarse el éxito, entabla relación con Frank M. Russell, un conocido promotor local de todo tipo de espectáculos.
Russell sabía lo que se hacía y comienza a crear expectación: el mes de septiembre comunica el evento a los periódicos de la zona sin mencionar el nombre de nuestra protagonista; el 8 de octubre el barril se muestra al público en una ventana de un establecimiento situado en el centro de la ciudad y, dos días más tarde, Russell se va con el barril a las cataratas del Niágara para promover el evento antes de la llegada de Annie.
Llegado el día en el que cumplía 63 años de edad, Annie y el barril son llevados hasta la corriente central del río Niágara, aproximadamente a un Km. de distancia del lugar del salto. Annie entra en su interior, la tapa del barril se cierra y, con una bomba de bicicleta, se introduce dentro de él el aire necesario para que no muera asfixiada.
Arrastrado por las aguas, el barril llega al borde de la catarata Horseshoe a las 16:30 h., cae por sus 53 m. de altura y es visto, un minuto más tarde, flotando en la base. Quince minutos después, el barril llega a la orilla, se abre la tapa y Annie sale sana y salva, tan sólo se le aprecian las lógicas magulladuras y una pequeña brecha en la cabeza.
Annie vió cumplido su objetivo en parte, ya que alcanzó la fama, pero no la fortuna. Poco después de su hazaña, Rusell desapareció junto con el barril, y el poco dinero que había ganado participando en conferencias en las que narraba su aventura lo gastó en su mayor parte en encontrarlo, algo que nunca conseguiría.

6. Robbie Knievel. Hijo del gran Evel Knievel, Robbie Knievel es un temerario que ha completado más de 250 saltos de motocicletas y establecido 20 récords mundiales. Knievel comenzó a correr motos con solo 7 años, y estaba de gira con su padre a los 12.
Al igual que su padre, hizo un salto sobre el Gran Cañón de Colorado, teniendo además otras proezas como saltar por encima de una fila de 15 camiones o saltar más de 200 metros de altura en Las Vegas en la víspera de Año Nuevo 2008 .
A diferencia de su padre, quien montaba en una Harley Davidson, Knievel utiliza un diseño especial de Honda CR-500 para sus saltos, por lo que ha recibido muchas críticas. Con el fin de silenciar a sus detractores, Knievel saltó en el verano de 2009 16 autobuses en el estadio de Wembley en la misma moto que utilizó su difunto padre en su última actuación.


5. Charles Blondin. A los cinco años de edad lo enviaron al École de Gymnase en Lyon y, luego de seis meses de entrenamiento como acróbata, realizó su primera aparición en público como "La pequeña Maravilla". Su consumada destreza y gracia como también su originalidad en la composición de los actos lo hizo un favorito del público.
Parte de la celebridad y fortuna la logró Blondin gracias a su idea de cruzar la garganta debajo de las cataratas del Niágara caminando sobre una cuerda a una altura de 50 m sobre el agua, el trayecto tenía 335 m de largo. Realizó este cruce por primera vez en 1859, y luego varias veces más, siempre con distintas variaciones: con los ojos vendados, dentro de una bolsa, arrastrando una carretilla, con zancos, cargando un hombre sobre su espalda (su agente, Harry Colcord), tomando asiento a mitad de camino para cocinar y comerse una tortilla.


4. Alain Robert. Más conocido como "El Spiderman Francés", es un deportista escalador de montaña, que saltó a la fama al subir fachadas de edificios emblemáticos en solo integral, es decir, sin más herramientas que sus manos y pies. Entre sus máximas azañas encontramos el escalar La Torre Sears (443 m), el Empire State (381 m), la Sydney Tower (305 m), la Torre Petronas (352 m), la Torre Eiffel (300 m)o el Taipei 101 (500 m), entre otras muchísimas.


3. Philippe Petit. Es un funambulista francés famoso sobretodo por su paseo en una cuerda floja entre las Torres Gemelas de Nueva York el 7 de agosto de 1974. Para lograr esta hazaña, utilizó un cable de más de 200 kilos y un contrapeso personalizado de 8 metros de largo y 28 kilos de peso.
Otras estructuras famosas que usó para realizar equilibrismo son la catedral de Notre Dame de Paris, el puente del puerto de Sydney, el Louisiana Superdome, el Hennepin County Government Center y el espacio que va desde el Palais de Chaillot y la Torre Eiffel.


2. Harry Houdini. Húngaro y de orígen judío, fue el mago e ilusionista más famoso de todos los tiempos.
Concebía la magia como un espectáculo en sí misma y demostró gran habilidad para liberarse del interior de cajas fuertes arrojadas al mar, de camisas de fuerza colgado boca abajo de rascacielos, y de toda suerte de esposas, cuerdas, baúles cerrados con candados y cadenas de cualquier tipo.
Las habilidades de Houdini para liberarse de ataduras con cuerdas, cadenas con candados y otras situaciones complicadas encantaban al público. Uno de los más graves accidentes que sufrió, que casi le costó la vida, fue al intentar escapar de un gran bidón de cerveza.
Se suele considerar a Houdini el mejor escapista de todos los tiempos y también precursor de muchas de las hazañas y retos de este tipo. Escapó de cuerdas, cadenas, camisas de fuerza, todo tipo de esposas, barriles, cajas, baúles, bidones, bolsas, sacos, ataúdes, jaulas y habitaciones cerradas. También se dice que escapó de «un monstruo marino», probablemente un calamar gigante o ballena, de cuyas tripas consiguió salir airoso. El público que le veía deseaba a la vez que triunfara y que fallara; la sensación de peligro inminente era poderosa en cada uno de sus números.
Si os interesa su muerte, hablamos de ella en nuestra lista de las muertes más curiosas de toda la historia.


1. Evel Knievel. Ya hemos hablado de su hijo Robbie, pero Evel Knievel ha sido sin duda el más temerario de toda la historia. Fue, como su hijo un popular motociclista de acrobacias de la década de los 60 y 70.
En 1965 inició su carrera de acrobacias y formó la Evel Knievel´s Motorcycle Daredevil´s. Sus actuaciones incluían correr a través de muros de fuego o saltar sobre víboras y pumas.
Uno de sus primeros saltos fue en Gardena, California, sobre 16 coches. En 1968, en el día de año nuevo, saltó 151 metros a través de las fuentes del hotel Caesars Palace de Las Vegas, pero su aterrizaje fue aparatoso; tanto, que fue llevado al hospital y estuvo en estado de coma durante 30 días. Su fama ya se había incrementado.
En enero de 1971 saltó frente a 60,000 espectadores en el Houston Astrodome donde sorteó trece automóviles. El mes siguiente, en Canadá, consiguió un record Guinnes al saltar diecinueve. Knievel alternaba sus espectáculos con mensajes al público y a la juventud para alejarla de las drogas con mensajes positivos.
El 31 de mayo de 1975, frente a una multitud de 90.000 personas en el Wembley en Londres, Knievel se estrelló al aterrizar de un salto que atravesó trece pares de buses, quebrándose la pelvis . Poco después de este serio accidente, el 25 de octubre de 1975 en King´s Island, Ohio, traspasó trece buses Greyhound.
En 1976 tuvo otra seria lesión cuando trató de saltar un tanque lleno de tiburones en el Chicago Amphiteather; cayó sobre dos individuos que resultaron lesionados, pero Knievel sufrió severos golpes en el cerebro y dos brazos rotos, por lo que decidió retirarse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada