martes, 25 de enero de 2011

Los instrumentos musicales más extraños

Cuando la mayoría de nosotros piensa en un instrumento musical, la gran mayoría lo hará en una guitarra, un piano o incluso una batería. Todos estos instrumentos son lo suficientemente normales, pero no todos son así como es lógico. Hay instrumentos muy extraños, que aunque no tengan una gran calidad de sonido, no por ello van a dejar de escucharse, son los siguientes:

10. Hang. es un instrumento musical de percusión creado en los laboratorios pertenecientes a la compañía PANArt, por Felix Rohner y Sabina Schärer en un cantón de Suiza en el año 2000. Hang significa mano en idioma Bernés. Fue el resultado de 25 años de investigación científica con acero y otros instrumentos de percusión resonante por todo el mundo, como el Gong, el Gamelan, el Ghatam, etc.
Se puede tocar de varias formas: con la punta de los dedos, los pulgares o la palma de la mano, o mezclando las tres a la vez. La mayoría de las veces, el Hang se coloca sobre las piernas del ejecutante.
El instrumento se compone de dos hemisferios de metal soldados y los lados se llaman Ding y Gu. El lado Ding contiene 8 tonos musicales en forma de círculos que rodean a un circulo central mayor (el llamado Ding) y que tiene un sonido muy parecido al Gong. El otro lado, el lado Gu, tiene un agujero para la resonancia del sonido que se genera dentro. Es un instrumento muy portátil a pesar de su aparente volumen.


9. Bazantar. La idea es simple, el Bazantar es como un contrabajo al que le sobran unas 30 cuerdas. A medio camino entre una cítara y un montón de fantasmas viajando hacia atrás en el tiempo, consta de cinco cuerdas comunes y otras 29 que resuenan con un poco de retraso creando el citado efecto fantasmagórico. En conjunto, se trata de uno de los instrumentos más complejos en cuanto a su sonido.
El instrumento fue inventado por el músico Mark Deustch, que estuvo trabajando en su diseño entre los años 1993 y 1997. Desde su creación ha realizado numerosas giras por todo el mundo y ha grabado un disco que recibió muy buenas críticas. Además ha colaborado con músicos de la talla de David Julyan, compositor de las bandas sonoras de Imsonia y Memento. Actualmente, reside en San Francisco y está trabajando en su segundo disco en solitario y preparando la colaboración en varias bandas sonoras.


8. Bandura Ucraniana. Es un instrumento ucraniano de cuerda pulsada. Combina los elementos de la caja de la cítara y el laúd, así como el predecesor laud de estilo Barroco, la kobza.
Hasta entrado el siglo XX, el repertorio de la bandura principalmente estaba basado en la tradición oral de canciones vocales acompañadas de la bandura. Esto incluye canciones populares, cantos, salmos, poémas épicos conocidos como Duma. Algunos ritmos de las danzas folclóricas son también parte del repertorio de los intérpretes.


7. Arpa Eólica. Lo sorprendente de este instrumento es que "tocado" por el viento. La arpa eólica tradicional es esencialmente una caja de madera que incluye una caja de resonancia, con cuerdas tensadas a lo largo entre dos puentes. Está colocada en una ventana ligeramente abierta donde el viento pueda soplar por las cuerdas para producir sonidos. Las cuerdas pueden ser de diferentes materiales (y grosores), y todas pueden estar afinadas en la misma nota o en notas distintas.
El sonido es aleatorio, dependiendo de la fuerza del viento que pasa sobre las cuerdas, y puede variar entre un murmullo difícilmente audible hasta un fuerte sonido. Si las cuerdas están afinadas en notas diferentes, a veces se oye una nota y a veces se oyen acordes.


6. Órgano de Mar. es un objeto arquitectónico situado en Zadar (Croacia) y un instrumento musical experimental, que produce música por medio del empuje de las olas y una serie de tubos situados por debajo de un gran conjunto de escalones de mármol. El dispositivo fue diseñado por el arquitecto Nikola Bašić como parte del proyecto para rediseñar la nueva costa de la ciudad (Nova riva), y el sitio se abrió al público el 15 de abril del año 2005.


5. Birimbao. También conocido como arpa de boca. Consta de un arco metálico (en el sudeste asiático este arco o armadura suele ser de bambú) con una lengüeta de acero en el medio. La forma de todo el instrumento recuerda a una φ. Usualmente la escotadura se sostiene con la boca del músico, y la cavidad bucal hace de caja de resonancia.
En la actualidad la mayoría de las arpas de boca poseen una especie de pequeña palanca aplicada perpendicularmente sobre la parte superior de la lengüeta, lo cual facilita su tañido con un dedo, usualmente el índice.


4. Hidraulófono. Es un órgano que funciona y suena con agua. Existe varios tipos de hidraulofonos, los antiguos y los modernos, y entre los modernos podemos dividirlos entre los inmuebles y los de concierto.
Básicamente, el teclado es un tubo de acero con agujeros, de los que brota agua la cual cae a una bandeja que no está a la vista directamente. Al digitar los agujeros aparece este sonido reverberante de los pipes, que en el caso de los hidraulofonos inmuebles son verdaderos pilares. Este hidraulofono del que les hablo está en Canadá, en el Ontario Science Center.



3. Kalimba. Este idiófono tiene un juego de laminillas de diferente longitud y material, duras pero flexibles, como las de metal o de caña. Están fijadas a un puente por un extremo, y tienen libre el otro, de forma que producen sonidos al ser pulsadas con los dedos por los extremos libres. Las dimensiones de las láminas determinan las frecuencias a las que pueden vibrar, lo que se traduce en las notas diferentes que pueden dar. Así, variar el tono o afinar el instrumento equivale a alargar o disminuir la longitud de las placas.
La caja de resonancia en la que está empotrado el puente puede tener multitud de formas y ser de diferentes materiales. En el caso de la fotografía la caja es de madera y las laminillas metálicas.

2. Armónica de Cristal. es un instrumento idiófono mejorado por Benjamin Franklin en 1762, después de ver en Cambridge, Inglaterra, un concierto de copas de vino llenas de agua tocadas por Edmund Delaval. Consiste en una serie de platos o boles de cristal de diferentes tamaños superpuestos y alineados horizontalmente, atravesados por un eje conectado por correa a un pedal que los hace girar mientras se toca, a la manera de una vieja máquina de coser. Actualmente tiene un registro de cuatro octavas.
Se toca mojando los dedos ligeramente y tocando los platos mientras giran, lo que produce un sonido cristalino.
En algunos lugares estuvo prohibida porque se consideraba dañina. Se decía que provocaba cáncer en quienes la tocaban; aunque hoy en día se sabe que la causa real era el plomo con el que antiguamente se hacían los cristales y que también podía ser causa de saturnismo, motivo por el cual su uso vuelve a ser cada vez más frecuente, eso sí, con armónicas fabricadas de cristales sin plomo.




1. Theremin. LLamado así en honor a su inventor, el físico y músico ruso León Termen, quién lo dio a conocer en 1919. Consiste en una caja con dos antenas: la derecha es recta y vertical y la izquierda, horizontal y con forma de bucle. Con la derecha se dirige el tono y con la izquierda el volumen.
Lo curioso de este instrumento es que se toca sin tocarlo, es decir, se interpreta acercando y alejando la mano de cada una de las antenas, sin necesidad de ponerla en ellas. La derecha se usa para la vertical y, cuanto más cerca esté de ella, más agudo será el sonido resultante. La izquierda, por su parte, se utiliza para la antena horizontal y, al acercarse, disminuye el volumen, aumentando progresivamente a medida que se aleja.
Contrariamente a lo que parezca, el aparato es bastante utilizado. Puede escucharse en la banda sonora de películas de terror y ciencia ficción antiguas –anteriores a la aparición del sintetizador- y, más recientemente, ha sido usado para algunas de sus canciones por grupos tan populares como Pink Floid, Led Zeppelín, Jean Michel Jarre, La oreja de Van Gogh o Estopa. Incluso ha habido concertistas que han utilizado el theremín para sus interpretaciones: es el caso de Lydia Kavina, Ernesto Mendoza o Bárbara Buchholz, entre otros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada