martes, 18 de enero de 2011

Los deportes más extraños

Ya hemos visto en varias de las más de 200 listas que lleva este blog publicadas, que la mente (o estupidez) humana puede llegar hasta cualquier sitio, siendo el ámbito de los deportes o la competición uno de los que más lejos puede llegar. Se han inventado ya todos los deportes posibles (creemos), siendo estos los menos "normales" o los más extravagantes:


10. Bukashi. Es una actividad ecuestre practicada en Afganistán, donde está considerada deporte nacional.
Consiste en dos equipos de chapandoz, o jinetes, en un campo de aproximadamente dos kilómetros de longitud. Los jugadores de cada equipo no se diferencian en el color de su camiseta, sino que parecen conocerse. El objetivo del juego es conducir el boz, que es una vaca sin cabeza y sin extremidades, desde un extremo del campo al otro. Los integrantes de ambos equipos pugnan para llevarse el cuerpo de la vaca al centro del terreno de juego.
Es un juego muy violento ya que no tiene mayores reglas y los jinetes terminan envueltos en verdaderas batallas sangrientas. Tampoco hay árbitros por lo que el resultado depende sólo de los jugadores. Para el jinete la recompensa es el prestigio que puede tener ante el resto de sus pares. Los capitanes, denominados "chapandaz", con turbantes y barbas negras, llegan a la cancha con fusiles Kalashnikov al hombro y guardaespaldas y se dan la mano antes de empezar el partido.

9. Lanzamiento de Hueso de Oliva. Cada año, el último viernes de agosto, tiene lugar en Cieza una de las competiciones más originales de la Región de Murcia: el Campeonato del Mundo de Lanzamiento de Hueso de Oliva de Cieza. Se trata de un acontecimiento festivo único que, en la pasada edición, cifró el número de asistentes en 25.000, provenientes de toda Europa, y contó con 300 competidores.
El origen de los lanzamientos de huesos de oliva se remonta a la Edad de Piedra. Los primeros vestigios prehistóricos, pertenecientes al Paleolítico y Neolítico, se han encontrado en las cuevas del Barranco de los Grajos y la Serreta de la localidad murciana de Cieza (España).
Actualmente el record está en 21,43 metros, superado en agosto del pasado año 2010.


8. Tchoukball. Este deporte se ha convertido en un deporte internacional, jugado en Taiwán, Gran Bretaña, Suiza, India, Japón, Canadá, Estados Unidos, Italia, la República Checa, Hong Kong, Macao, Singapur y Argentina.
El deporte se juega sobre una cancha de cuarenta metros por veinte metros (130 pies x 65 pies). En cada extremo hay un «arco» (un dispositivo similar a un trampolín en el cual, la bola rebota) que mide un metro cuadrado y un semicírculo (una «D») que mide de tres metros (10 pies) desde el arco en todas las direcciones. Cada equipo puede anotar en ambos extremos en el campo, y cuenta con doce jugadores, de los cuales nueve pueden estar en el campo de juego en cualquier momento. Para anotar un punto, la bola debe ser lanzada por un jugador atacante, rebotar en el «arco» y picar en la cancha fuera de la "D" sin ser capturado por el equipo defensor. El contacto físico está prohibido, y los defensores no pueden intentar interceptar el pase del equipo atacante. Los jugadores pueden tomar tres pasos con el balón, mantener el balón durante un máximo de tres segundos, y los equipos no pueden pasar el balón más de tres veces antes de disparar al marco.



7. Disc Golf. es un deporte basado en el Golf. Se juega con un "Disco volador" clásico pero más pequeño y más pesado (Cada modalidad es distinta). El objetivo del juego es recorrer un campo de principio a fin en el menor número de lanzamientos del disco." Disc Golf es barato y es físicamente accesible para todas las edades y por lo tanto, atrae a una diversa gama de jugadores. Este deporte se juega tanto profesionalmente como amateur en los Estados Unidos, Europa, Japón y más de 20 países de todo el mundo.



6. Hashing. una original forma de combinar alcohol y zancadas que, al parecer, fue inventada en 1938 en Malasia por un australiano de apellido catalán. A.S. Gispert convenció a sus amigos, que regentaban un bar especializado en carne frita (hash en inglés), para que corrieran cargando un par de cervezas para refrescarse. Y les gustó tanto que acabaron acostumbrándose a hacerlo y, no se sabe muy bien cómo, fueron extendiendo la práctica del hashing, que todavía no ha llegado a deporte olímpico pero 71 años después cuenta con casi 2.000 clubs en todo el mundo.
Por increíble que parezca, los amantes del hashing pueden llegar a recorrer veinte o treinta kilómetros, en ocasiones hasta maratones enteros. El pistoletazo de salida o, para ser más exactos, los primeros tragos de alcohol, se materializan, cómo no, en un bar y los participantes empiezan a correr en grupos, generalmente de diez personas. Dos de ellas van por delante dejando un rastro (serrín, harina) que debe seguir el resto. En principio, cada pista conduce a un punto de avituallamiento donde, además de descansar, hay que beber bebidas alcohólicas, a menudo cerveza.
Si alguien tiene la tentación de hacer trampas, debe saber que quien llegue primero a la meta, instalada en un bar o un pub, deberá acreditar un mínimo de alcohol en sangre.


5. Kabaddi. Es deporte oficial de los Juegos Asiáticos y es el Deporte Nacional de Bangladesh.
Los equipos se turnan enviando un "raider" al área contraria, con el fin de "capturar" jugadores del área contraria, antes de volver a la suya. Los miembros "capturados" deben salir fuera de la cancha. El atacante no debe respirar durante el ataque, demostrándolo cantando durante sin interrupciones. De ahí viene el nombre del juego, ya que Kabaddi significa "canto" en India y Pakistán, hađuđu en Bangladesh, do-do en Nepal, guddo en Sri Lanka, chado-guddo en Malasia y techib en Indonesia.
Usualmente, los grandes jugadores mantienen el canto ("kabaddi, kabaddi, kabaddi...") por lapsos superiores a los 40 segundos. Los jueces de Kabaddi poseen un singular y desarrollado sentido de la audición, dado que la interrupción del canto ó la equivocación en la palabra, determina la eliminación del "raider".


4. Pumpkin Chunkin. Una de las actividades que permite conjuntar algunas de las más representativas aficiones de los americanos es el Pumpkin chunking.
En él se aunan el gusto por la competición, por inventar cosas nuevas, por las armas y por las calabazas.
Bajo el término de Pumpkin chunking se agrupan diversas competiciones de creación de aparatos capaces de lanzar una calabaza tan lejos como sea posible. Todo tipo de catapultas y cañones en que el ingenio humano llega hasta lo más insospechado para una tarea tan trivial como es la de lanzar una calabaza a cientos de metros de distancia.
Uno se da cuenta de que esto no es un juego de niños o de quinceañeros cuando ve las máquinas gigantescas que se usan en algunas competiciones.


3. Airsex. La variable para adultos del famoso AirGuitar, es decir, tocar la guitarra (sin guitarra), pues imaginaos lo que puede ser el Airsex. Efectivamente, es simular sexo sin nadie que te acompañe. Es lógico que este deporte viene de Japón, pero ya ha cruzado varios continentes teniendo muchísimos adeptos tanto en Europa como en Estados Unidos.



2. MindBall. Es un simpático juego en el que literalmente se compite con la mente: un cacharro conectado a la cabeza de los dos jugadores recoge la actividad de su cerebro mediante unos sensores, y en función de eso mueve una pequeña pelotita, que va de un lado para el otro. Una pantalla muestra el electroencefalograma de la actividad cerebral para que el público pueda ver cómo se desarrolla la partida.


1. Chessboxing. En un ring se alternan dos minutos de boxeo y cuatro de ajedrez, con descansos de un minuto, hasta un total de 12 asaltos. Se puede ganar por KO o por jaque-mate. Si no, un jurado decide.
El actual campeón mundial es el ruso de 19 años Nikolai Shazin, estudiante de matemáticas. El más célebre 'chessboxer' es Tihomir Dovramadjiev, búlgaro que había sido varias veces campeón de su país de ajedrez en categorías inferiores y había participado en torneos internacionales antes de mezclarlo con el boxeo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada