lunes, 17 de enero de 2011

Los besos más famosos de la historia

El beso, ese extraño ritual en el que se chocan los labios de dos personas y se intercambian un poco de saliva, desde luego, así dicho no suena nada bonito, pero nos encanta hacerlo. Tanto, que dicen que aproximadamente a lo largo de tu vida estás un mes entero besando. Estos son los besos más famosos de toda la historia.

10. Burt Lancaster y Deborah Kerr. Uno de los besos más famosos de la historia del cine. Burt Lancaster y Deborah Kerr se besaron con la pasión que se observa para una escena de la película De aquí a la eternidad, rodada en 1953 y dirigida por Fred Zinneman. Ella representaba el papel de una esposa adultera hambrienta de sexo, lo cual añadió mucho morbo al tórrido revolcón en la playa.




9. Peter Finch y Murray Head. Tiene el honor de ser el primer beso homosexual en la gran pantalla. Fue Sunday Bloody Sunday la primera película comercial que mostró a dos actores del mismo sexo intercambiando saliva, y quizá (y tristemente) esta fuera la causa por la que fracasó en la taquilla.



8. Elvis. Albert Wertheimer tomo esta foto de Elvis Presley el 30 de junio de 1956, en una escalera situada detrás del escenario del teatro La Mezquita, ubicado en Richmond, Virginia. El Rey del Rock se disponía a actuar ante 4.000 personas, pero se demoro unos instantes con la desconocida dama que muestra la foto.

7. Auguste Rodin. Es el beso esculpido más famoso. Dado el éxito de la obra, Rodin produjo varias versiones en diversos materiales. Fue el gobierno francés el que en 1888 encargo la primera copia en mármol de la misma. La que vemos en la imagen, realizada en bronce entre 1881 y 1898, se encuentra en los Jardines de las Tullerias, París.

6. Britney Spears y Madonna. En 2003, en los MTV Video Music Awards, Britney Spears, Madonna y Christina Aguilera interpretaron "Like a Virgin". La actuación terminó con las tres comiendose la boca, primeramente y el más sonado fue el beso entre Britney y Madonna, posteriormente hubo otro entre esta última y Aguilera. No hay que decir que fue lo más comentado de toda la gala.


5. Beso de Judas. En el año 33 de la era cristiana, Judas Iscariote delató mediante un beso a Jesús de Nazaret en el Huerto de Getsemaní. En el Evangelio de San Marcos se narra así:
Todavía estaba hablando, cuando de pronto se presenta Judas, uno de los Doce, acompañado de un grupo con espadas y palos, de parte de los sumos sacerdotes, de los escribas y de los ancianos. El que le iba a entregar les había dado esta contraseña: «Aquel a quien yo dé un beso, ése es, prendedle y llevadle con cautela». Nada más llegar, se acerca a Él y le dice: «Rabbí», y le dio un beso. Ellos le echaron mano y le prendieron.


4. John C.Rice y May Irwin. Este fue el primer beso en la historia del cine, filmado en una película de Edison llamada, como no "El beso". La verdad es que menos mal que fue el primero, si no, estoy seguro que por apasionado no sería excesivamente recordado.


3. Gustav Klimt. Ningún otro beso de la historia de la pintura es tan famoso como este. El pintor austriaco Gustav Klimt realizo este óleo sobre lienzo entre 1907 y 1908. Actualmente está expuesto en la Österreichische Galerie Belvedere de Viena. Como se aprecia en la imagen, la mujer parece aceptar el beso resignadamente mas que participar en el mismo.

2. Françoise Bornet y Jacques Carteaud. Esta fotografía fue tomada en 1950 por Robert Doisneau frente al Hotel de Ville, y ha simbolizado durante mucho tiempo el romanticismo de París. De hecho, forma parte de una serie titulada Besos que respondió a un encargo realizado por la revista Life sobre el amor en la capital francesa. La actriz Françoise Bornet y su entonces novio Jacques Carteaud posaron a petición del fotógrafo, luego no se trata del retrato de un acto espontaneo.

1. El Beso de Time Square. Esta instantánea fue tomada por el fotógrafo Alfred Eisenstaedt en Times Square, el 15 de Agosto de 1945. El día anterior, la jefatura japonesa había decidido aceptar la Declaración de Potsdam, y con ello concluía la Segunda Guerra Mundial. Como en otras grandes ciudades del mundo, muchos ciudadanos de Nueva York se echaron a la calle para celebrar la buena nueva. Este soldado de la marina norteamericana, Glenn Edward McDuffie, iba abrazando a todas las mujeres que se encontraba a su paso, sin distinguir edad o condición, y fue la enfermera de blanco la que se llevo el premio gordo: un apasionado beso por parte de un perfecto extraño.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada