domingo, 16 de mayo de 2010

Las peores pandemias de la historia

Se define pandemia como la afectación de una enfermedad de humanos a lo largo de un área geográficamente extensa. Pero para hablar oficialmente de una pandemia, la Organización Mundial de la Salud establece que se tienen que dar los siguientes casos:
- Que el virus sea nuevo, por lo tanto que no exista población inmune a él.
- Que sea capaz de producir casos de enfermedad.
- Que el virus tenga la capacidad de transmitirse de persona a persona de forma eficaz.

A lo largo de la historia han habido muchas de estas pandemias, como la reciente "gripe a", pero hay 10 que han destacado sobre las demás. Son las siguientes:
10. La plaga de Atenas. Fue una pandemia que irrumpió en la ciudad ateniense durante la guerra del Peloponose en el año 430 a.C. Los historiadores nunca se han puesto de acuerdo sobre que fue la causa de esta plaga, ya que unos dicen que fue la viruela, otros la fiebre tifoidea o el sarampión. Pero, según los investigadores, el motivo más posible de esta plaga fue el ser una mutación del virus de la peste bubónica. Se dice que la plaga se expandió por la capital griega cuando toda la ciudad se retiró tras la muralla para protegerse del ejército espartano. Tanta gente en tan poco espacio hizo que el virus se propagase en cuestión de poco tiempo, matando a practicamente un tercio de la población ateniense, entre los que se encontró su lider, Pericles.

9. Malaria. Es una enfermedad parasitaria que se transmite de un humano a otro por la picadura de mosquitos anofeles infectados. En los humanos, los parásitos (llamados esporozoítos) migran hacia el hígado, donde maduran y se convierten en merozoítos, los cuales penetran el torrente sanguíneo e infectan los glóbulos rojos.
Los parásitos se multiplican dentro de los glóbulos que, al cabo de 48 a 72 horas, se rompen e infectan más glóbulos rojos. Los primeros síntomas se presentan por lo general de 10 días a 4 semanas después de la infección, aunque pueden aparecer incluso a los 8 días o hasta 1 año después de ésta. Luego, los síntomas de la enfermedad ocurren en ciclos de 48 a 72 horas.
Esta enfermedad constituye un problema mayor de salud en gran parte de los países tropicales y subtropicales. El CDC (Centro de Control de Enfermedades de los Estados Unidos) calcula que cada año se presentan de 300 a 500 millones de casos de malaria y que más de un millón de personas mueren. Es la enfermedad de mayor riesgo para los viajeros a climas cálidos.


8. La peste Antonina. Su nombre deriva del linaje de los antoninos, al cual pertenecía el emperador Marco Aurelio, una de las víctimas de la peste. Se inicia ésta en la ciudad de Roma hacia el año 166 extendiéndose rápidamente por toda Italia y la Galia.
La peste antonina fue, probablemente, viruela, traída desde el Oriente próximo por los soldados victoriosos de Lucius Verus que regresaban de luchar contra los partos. Se extendió por Asia Menor, Egipto, Grecia y la propia Italia y, en algunas zonas, la mortalidad alcanzó un tercio de la población. En el período comprendido entre el año 165 y el 180 ataca a unos 20 millones de personas causando unos 5 millones de muertos. En su momento más virulento quizá mataba, sólo en Roma, a 5.000 personas por día. Uno puede imaginarse la devastación producida por estas epidemias: pérdida de los seres amados, quiebra de las instituciones sociales, cívicas y de enseñanza, ruptura de la ley y el orden (especialmente agravado en el campo donde la población queda a merced de las hordas bárbaras y de los bandoleros), bienes que no se producen, servicios que no se prestan, tierras que no se cultivan, cosechas abandonadas...

7.Tifus. El tifus es un conjunto de enfermedades infecciosas producidas por varias especies de bacteria del género Rickettsia, transmitidas por la picadura de diferentes artrópodos como piojos, pulgas, ácaros y garrapatas que portan diferentes aves y mamíferos. El tifus se caracteriza por fiebre alta recurrente, escalofríos, cefalea y exantema.
La picadura del piojo no es la causante de la infección de tifus por sí sola. Son las heces que los piojos dejan sobre la piel las que rebosan de bacterias Rickettsia. Cuando el humano se rasca las picaduras, extiende las heces por la herida, facilitando el acceso de las bacterias al interior del cuerpo. Por lo tanto, es posible reducir el riesgo de infección por tifus siguiendo normas de higiene y una correcta desinfección de las picaduras producidas.


6.Las 7 pandemias del cólera. El cólera es una enfermedad diarreica transmisible protagonista
de 7 importantes pandemias a lo largo de la historia y que, hoy en día, está totalmente controlada en los países desarrollados gracias a la gran mejoría de las condiciones higiénico-sanitarias. A pesar de ello, sigue siendo causante de miles de muertes cada año en los países más desfavorecidos del planeta.
La bacteria Vibrio cholerae, responsable de esta patología,se transmite a través del agua/alimentos contaminados y cuando es capaz de invadir el intestino humano secreta una toxina causante de cuadros de diarrea que pueden llegar a ser muy severos, y, en caso de retraso/falta de tratamiento, acabar con la vida del afectado.
Sus reservorios habituales son la persona contaminada y el agua. Las estrategias de control de la transmisión de la enfermedad son sencillas y sobradamente conocidas.
El abastecimiento de agua limpia y su correcta depuración, junto con las prácticas higiénicas básicas en el tratamiento de los alimentos, pueden evitar la aparición de la enfermedad.

5. La Tercera Pandemia de Peste Bubónica. Fue el tercer brote importante de peste. Comenzó en China en 1850, extendiéndose a todos los continentes del planeta. A pesar de los avances de la medicina esta infección mató solamente en China e India a 12 millones de personas, y aunque actualmente está inactiva, se descubrieron en 1995 algunos casos en los Estados Unidos, llevando al temor generalizado.

4. Viruela. La viruela es una enfermedad infecciosa grave, contagiosa, causada por el Variola virus, que en algunos casos puede causar la muerte. No hay tratamiento especial para la viruela y la única forma de prevención es la vacunación. El nombre viruela proviene de la palabra latina que significa “manchado” y se refiere a los abultamientos que aparecen en la cara y en el cuerpo de una persona infectada. Según la OMS la viruela es la única enfermedad que está totalmente erradicada de todo el planeta.
Para que la viruela se contagie de una persona a otra, hará falta que estén en contacto directo y prolongado, cara a cara. La viruela también puede transmitirse por medio del contacto directo con fluidos corporales infectados o con objetos contaminados, tales como sábanas, fundas o ropa. Rara vez la viruela se ha propagado por el virus transportado por el aire en sitios cerrados como edificios, autobuses y trenes. Los seres humanos son los únicos portadores naturales del virus de la viruela. No se conocen casos de viruela transmitidos por insectos o animales.


3. Plaga de Justiniano.
Fue una pandemia que afectó al Imperio romano de oriente, incluida su capital, Constantinopla, en los años 541 y 542. La causa más aceptada de la pandemia es la peste bubónica, que posteriormente también causaría la pandemia llamada peste negra, en el siglo XIV. Los efectos sociales y culturales de ambas pandemias fueron similares. La pandemia fue recurrente en torno a los puertos del Mediterráneo hasta aproximadamente el año 767, causando un gran impacto en la historia de Europa.
El brote de la plaga pudo haberse iniciado en la región del Alto Egipto, y luego haberse desplazado hasta alcanzar Constantinopla. La ciudad importaba grandes cantidades de granos desde Egipto para alimentar a sus habitantes, y las naves que transportaban el grano pueden haber sido la fuente del contagio, al contaminar los graneros de la ciudad con ratas y pulgas que posiblemente portaban la peste bubónica.
Se registró que en su climax, la peste llegó a matar hasta 10.000 personas diariamente en la ciudad, aunque esta cantidad no se puede comprobar y la cantidad real nunca se podrá saber. Lo que sí se sabe es que no hubo suficiente tiempo ni lugar para enterrar los cadáveres, los que se abandonaban a la intemperie.

2. Gripe Española. ue una pandemia de gripe de inusitada gravedad, causado por un brote de Influenza virus A del subtipo H1N1 que mató entre 50 y 100 millones de personas en todo el mundo entre 1918 y 1919. Muchas de sus víctimas fueron adultos y jóvenes saludables, a diferencia de otras epidemias de gripe que afectan a niños, ancianos o personas debilitadas.La enfermedad se observó por primera vez en Fort Riley, Kansas, Estados Unidos el 11 de marzo de 1918. Un investigador asegura que la enfermedad apareció en el Condado de Haskell, Kansas en enero de 1918. Los Aliados de la Primera Guerra Mundial la llamaron Gripe española porque la pandemia recibió una mayor atención de la prensa en España que en el resto del mundo, ya que España no se vio involucrada en la guerra y por tanto no censuró la información sobre la enfermedad.
La tasa de mortalidad oficial de la pandemia de esta gripe no se conoce, pero se estima en el 2,5 - 5% de la población de la Tierra de aquel tiempo, y que el 20% padeció la enfermedad. La gripe pudo haber matado 25 millones de personas en las primeras 25 semanas; como comparación, el SIDA mató 25 millones en los primeros 25 años. Algunas estimaciones sitúan la cifra final de muertos en más de 50 millones, puede que incluso 100 millones.

1. La peste negra. Fue una devastadora pandemia que asoló Europa en el siglo XIV y que causó la muerte de un 30 a un 60% de la población del continente europeo, reduciendo la población mundial estimada desde 450 millones hasta 350 ó 375 millones en el año 1400. La mayor parte de los científicos cree que la peste negra fue un brote de peste bubónica.
En una época en la que el concepto de higiene pasaba por bañarse un par de veces al año, esta enfermedad, que transmitían las pulgas de las ratas, se propagó a la velocidad del rayo, atravesando todo el continente europeo en apenas unos años.En octubre de 1347, una flota de doce barcos genoveses partió desde Kaffa, haciendo escala en Constantinopla, Venecia, Messina y, finalmente, Génova. Los hombres de a bordo habían sido afectados por una extraña enfermedad, y los pocos hombres que no estaban ya muertos se ha­llaban moribundos. Sin saberlo, esta flota mercante supuso la entrada de la terrible enfermedad en Europa Occi­dental. A principios de 1348, la peste ya había llegado a Francia, y a me­diados de 1348 alcanzó las islas británicas.Si la enfermedad dejó de propagarse no fue porque se le encontrara cura, sino por que la mayor parte de las personas vulnerables a la misma habían muerto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada