jueves, 3 de junio de 2010

Los peores asesinos en serie.

Según el FBI, los asesinos en serie son personas que matan por lo menos en tres ocasiones con un intervalo entre cada asesinato. Los crímenes cometidos son resultado de una compulsión, que puede tener sus orígenes en la juventud o en desajustes psicopatológicos del asesino, contrariamente a aquellos que están motivados por ganancias monetarias (por ejemplo, asesinos a sueldo) o los que tienen motivaciones ideológicas o políticas (por ejemplo, terroristas, genocidas).
Aquí teneis la lista de los asesinos en serie que han acabado con más vidas (confirmadas):


10. Gary Ridgway (Estados Unidos) - 48 víctimas confirmadas y sospechoso de otras 90. Este hombre tenía una meta en la vida: "Matar al mayor número posible de prostitutas". Sentía un cierto odio hacia este colectivo pero, sobre todo, lo que le movía era el deseo de disfrutar de sus servicios sin pagar.
Según su confesión, antes de iniciar su carrera criminal analizó la trayectoria de otros asesinos en serie. A raíz de esta labor de documentación, llegó a la conclusión de que lo más sencillo era matar a prostitutas, porque eran presas fáciles de atraer sin despertar sospechas. Además, sus familiares tardaban más tiempo en denunciar la desaparición y, en algunos casos, ni lo llegaban a hacer.
El Asesino del Río Verde empezó a matar en 1982. Tenía 33 años y acababa de divorciarse por segunda vez.
A finales de 1984, en tan solo dos años y unos meses, ya había asesinado a 42 mujeres. Los primeros cadáveres aparecieron en el Río Verde y el resto en diversos puntos cercanos a la autopista 99. Solía abandonar los cuerpos, desnudos y mutilados, desperdigados por el oeste de Washington. Dejaba una señal para recordar los lugares donde iba amontonando los cadáveres y después hacía recorridos en coche por todas las zonas donde estaban sus montoncitos de cuerpos, para regocijarse en el recuerdo de sus crímenes.
En diciembre de 2003 fue condenado a cadena perpetua y a pagar una multa de 480.000 dólares USA. Consiguió librarse de la pena de muerte al ofrecerse a desvelar dónde estaban los cadáveres que todavía no habían aparecido.


9. Pedro López (Colombia) - 57 víctimas y sospechoso de otras 300 aproximadamente. Hijo de una prostituta, Pedro es el séptimo de 13 hermanos y desde el principio, su infancia se antoja bastante difícil. Su madre tiene preocupaciones mayores que repartir amor y educación a sus innumerables hijos y su carácter, dominador y duro, hace que Pedro prefiera pasar la mayor parte del tiempo en las calles, de este modo, tampoco tiene que
contemplar como su madre recibe a sus clientes en su propia casa.Cuando Pedro tiene 8 años, su madre los sorprende intentando mantener relaciones sexuales con su hermana más joven y lo echa de casa. Así
Pedro comienza a vagar sin rumbo fijo por las peligrosas calles, explorando lugares y barrios a los que nunca había llegado. A los pocos días de su exilio y engañado por un hombre viejo que le ofrece comida y
cobijo, Pedro es sodomizado en varias ocasiones antes de ser devuelto a los oscuros callejones.
No tarde en convertirse en uno de los ladrones más habilidosos en su campo, llegando a convertirse en un delincuente admirado por los aprendices y muy solicitado por los que controlan el negocio. Pero en 1969, cuando tiene 18 años, sus habilidades no evitan que sea apresado ycondenado a 7 años de prisión.
A los dos días de estar encarcelado, Pedro es violado por tres presos mayores que él. Su rabia y su afán de venganza no tardarán en estallar y consiguiéndose un cuchillo degüella, uno tras otro, a sus tres
violadores. Sus actos son juzgados como defensa propia y su condena tan solo es aumentada en dos años.
En 1978 sale de prisión y comienza a viajar por todos los rincones de Perú dejando tras de sí un terrible reguero de violaciones y asesinatos. En pocos meses por lo menos cien muchachas jóvenes de tribus locales son atacadas violentamente por Pedro Alonso López, que tras asesinarlas, las entierra cuidadosamente.
A caballo entre Ecuador y Colombia, Pedro continúa con sus asesinatos con el mismo modus operandi y sus víctimas, como se supo más tarde, superan ya posiblemente las trescientas. Todas ellas niñas inocentes de
entre 8 y 12 años, que Pedro cautiva con pequeños regalos para llevarlas a lugares apartados.
Al final, Pedro Alonso es apresado cuando intenta raptar a una niña de 12 años en el parking de un supermercado. La madre, María Poveda, da gritos de alerta cuando se percata de lo que está sucediendo y los comerciantes de la zona retienen a Pedro hasta que llega la policía.


8.Yang Xinhai (China) - 67 víctimas y sospechoso de otras 67. Los asesinatos de Yang tuvieron lugar entre 1999 y 2003 en las provincias de Anhui, Hebei, Henan y Shandong. Cuando llegaba la noche entraba a la casa de su víctima, y mataba a todos los que la ocupaban -principalmente granjeros- con hachas, martillos y palas, a veces mató a familias enteras.
En octubre de 2002, Yang mató a un padre y a una niña de seis años con una pala y violó a una mujer embarazada que sobrevivió con graves lesiones en la cabeza.
Yang fue detenido el 3 de noviembre de 2003. Poco después de ser arrestado, confesó el asesinato de 65 personas, 23 violaciones y cinco ataques causando serias lesiones. Realizó cuarenta y nueve asesinatos, diecisiete violaciones y cinco ataques en Henan; ocho asesinatos y tres violaciones en Hebei; seis asesinatos y dos violaciones en Anhui, y dos asesinatos y una violación en Shandong. La policía también encontró su ADN en varias escenas del crimen.
El 1 de febrero de 2004, Yang fue declarado culpable de 67 asesinatos y 23 violaciones y sentenciado a muerte. Fue ejecutado el 14 de febrero de 2004 por un disparo en la parte trasera de la cabeza.


7. Pedro Rodrigues Filho (Brasil) - 70 víctimas y sospechoso de más de 100.
Pedrinho comenzó su carrera homicida a los 14 años, la víctima fue el vice-presidente de Alfenas, que había acusado a su padre de robo; luego
mató a quien se cree fue el verdadero ladrón. Después se dedicó a robar y asesinar traficantes, luego a vender droga y a eliminar a la competencia y así sucesivamente hasta convertirse en uno de los
criminales más temidos de su país. Pedrinho fue acusado por Minerva Regordete, su vecina, al haber cometido el homicidio de 34 personas de las cuales 12 fueron envenenadas, 15 fueron descurtizadas y el resto fueron incineradas. Pedro secuestró a la mitad de sus víctimas, que todas eran mujeres mayores de 50 años, estaban solas, sin familia, Pedro las enamoraba a todas y a todas las mató. Minerva Regordete vio en el patio de su vecino 5 cadáveres cubiertos por una capa y el una bodega vio sangre y armas. Tres meses después vio a 7 mujeres carbonizadas y fue cuando hizo la denuncia. Los cadáveres los exhumaron y encontraron en la casa de Pedrinho armas y cosas con las que estaban sus huellas digitales. Fue comprobado: él asesinó a las 34 mujeres, incluída su
madre descuartizada.
Lo arrestaron en 1973 y en 2003 concluía su sentencia, sin embargo, debido a que incluso encerrado su número de asesinatos no se detuvo (terminó con la vida de más de 80 policías, quien murieron carbonizados,
ecapitados y fusilados), se le añadió una sentencia en la que se le condenó la mayor condena de América Latina de 890 años de cárcel. Los motivos de sus asesinatos eran múltiples y bastante simples y, para ahorrarse explicaciones, se tatuó en uno de sus brazos la leyenda “Mato por Placer” que resume su trabajo. En la cárcel siguió matando gente, 15en total, a lo que la condena máxima de América le aumentó a una pena mayor de la que se esperaba: 945 años en prisión.


6. Gilles de Rais (Francia) - 80 víctimas y sospechoso de otras 600. Descendía de una de las familias más ricas y poderosas de Francia , y a los once años había heredado una de las mayores fortunas del país, que se había incrementado tras casarse a los dieciséis, con su prima e inmensamente rica, Catalina de Thouars.
Por aquel entonces su vida transcurría con total normalidad, incluso acababa de ser padre de una niña y era uno de los nobles más ricos de Europa. No obstante su conducta cambiaría tras la captura de su protegida Juana de Arco. El joven Mariscal trató de salvarla con una obstinación casi obsesiva, pero de poco le iba a servir, pues Juana acabaría siendo quemada en la hoguera.
Tras el duro shock de haber perdido a la mujer que idolatraba en secreto, Gilles se separó de su esposa y se encerró en su castillo de Tiffauges, negándose a tener contactos sexuales con ninguna mujer.
Entonces comenzó una insólita carrera de crímenes y sacrilegios contra la Iglesia, pues trataba de desafiar a Dios por haber permitido que Juana fuese torturada y quemada.
Para divertirse, ordenaba que se organizasen en sus múltiples castillos lujosísimas fiestas y representaciones teatrales que eran conocidas en toda Europa, pero sus excesivos gastos pronto empezaron a menguar su fortuna y se vio obligado a vender varias de sus propiedades.
Preocupado por tales pérdidas, el barón de Rais se fue aficionando a la Alquimia e hizo que se instalase un laboratorio en un ala del castillo, donde trabajaba sin apenas dormir ayudado por alquimistas y magos importados de toda Europa a la búsqueda de la piedra filosofal, capaz, según la tradición esotérica, de transformar los metales en oro.
Los historiadores opinan que su primer crimen fue cometido con el propósito de realizar un pacto con el diablo para lograr sus favores. Pero tras haberle cortado las muñecas a la víctima, haberle sacado el corazón, los ojos y la sangre, ni se le apareció el Diablo ni logró trasformar el metal en oro. Lo único que habría logrado, sería el haber descubierto su pasión secreta: la tortura, la violación y el asesinato de niños.
A partir del verano de 1438 comenzaron a desaparecer algunos muchachos de la misma ciudad de Nantes, de los pueblos de los alrededores, y la mayor parte, ocurrían cerca de la mansión del barón de Rais. También hacía entrar en su castillo a algunos de los niños mendigos que pedían limosna frente al puente levadizo, que eran retenidos contra su voluntad por sus servidores, violados y desmembrados posteriormente. La sangre y otros restos se conservaban para propósitos mágicos.
El 13 de septiembre fue detenido en su el pueblo de Machecoul por un grupo de soldados, quienes hallaron en su propiedad los cuerpos despedazados de 50 adolescentes. El duque de Bretaña le hizo compadecer ante la justicia acusado de haber asesinado e inmolado entre 140 y 200 niños en prácticas diabólicas.
Se le infligieron todo tipo de torturas para obligarle a confesar sus crímenes, que se obstinaba a negar pese a las evidencias, pero fue sólo la amenaza de la excomunión lo que le indujo a hacerlo detalladamente.
Al amanecer del 26 de octubre fue llevado a un descampado junto con dos de sus más destacados cómplices para ser ahorcado y quemado en la hoguera. En el patíbulo manifestó públicamente su arrepentimiento, instando a todos los presentes a no seguir su ejemplo y pidiendo humildemente perdón a los padres de las víctimas. Murió aferrándose desesperadamente a su fe cristiana.


5. Erzsébet Báthory - 80 víctimas y sospechosa de otras 650. Más conocida como "La condesa sangrienta", debido a los macabros y depravados crímenes que cometió. Fue una aristocrata húngara perteneciente a una de las mas ilustes familias de Europa.Popularmente se cree que mataba a sus jovenes doncellas para bañarse en su sangre porque creia que asi se mantendria joven y bella.
Un día, propinó una violenta bofetada a la criada que la estaba peinando, con tan mala fortuna que ésta comenzó a sangrar y su sangre salpicó la mano de la condesa. Convencida de que el trozo de piel donde había caído la sangre se veía más lozano, proyectó tomar baños de sangre humana parar mantener su juventud y belleza eternamente. A partir de este momento comenzó una orgía desenfrenada de asesinatos que se prolongó por espacio de diez años, durante los cuales sus criados recorrieron la región a la caza de jóvenes vírgenes,cuando no era ella misma la que las atraía al castillo con el señuelo de ser empleadas como sirvientas. Allí, las aldeanas eran encerradas en las mazmorras del castillo, a la espera de ser degolladas para que su sangre llenara la bañera de la cruel condesa.


4. Javed Iqbal (Pakistán) - 100 víctimas. Fue detenido en diciembre de 1998 tras enviar una carta a la Policía en la que confesaba haber estrangulado a un centenar de jóvenes. En esta carta, el asesino no solo se mofaba de la incapacidad de las autoridades de atraparlo y ponerlo entre rejas, sino que también en ella explicaba cómo había cortado en pedazos los cuerpos de sus víctimas, de las que abusaba sexualmente antes de asesinarlas, para depositar posteriormente los restos en una tinaja con ácido, para hacer desaparecer los cadáveres.
La carta produjo un total revuelo en las autoridades, y desencadenó una auténtica caza del asesino.
El 30 de diciembre, Iqbal se presentó en las oficinas de “The News”, un periódico de la ciudad paquistaní de Lahore.
En la redacción de este periódico declaró que no sentía remordimientos por haber matado a 100 niños, pero que, si bien podría haber matado a 500 de ellos, si sólo asesinó a 100 fue porque no quiso ir “más allá”.
Confesó a los periodistas que sus actos fueron en protesta por los malos tratos que sufrió por parte de las Fuerzas de Seguridad, y que temía por su vida si se entregaba directamente a la Policía, pues por ese motivo había acudido al periódico local.
La Corte de Lahore declaró: “Morirá estrangulado delante de los padres de los niños a los que ha matado, y su cuerpo será cortado en cien pedazos que serán depositados en ácido, como usted hizo con los niños“, y así fue.


3. Thug Behram (India) - 125 víctimas confirmadas y sospechoso de otras 931. Fue líder de una banda de la Thuggee India, mataba a sus víctimas por estrangulación mediante una tela ceremonial (o rumal, que en idioma Hindi significa pañuelo), usado por su culto entre 1790 y 1830.
Afixiaba a sus víctimas de forma tan violenta que muchos de los testigos que encontraban los cuerpos relataban sobre la expresión de “haber visto al mismo demonio” que poseían sus rostros. Curiosamente Behram no actuaba solo, y muchas veces salía de cacería junto a una pandilla de 20 hombres, todos pertenecientes al temible clan de ladrones de Thuggee -tan temido por las fuerzas Británicas que hoy en inglés thug es sinónimo de delincuente-.
Al ser capturado por las fuerzas Británicas en la India Behram fue sujetado a un interrogatorio en el que se le intentó hacer confesar los crimines, sin embargo éste no recordaba el número exacto de asesinatos cometidos.


2. Luís Garavito (Colombia) - 138 víctimas confirmadas y sospechoso de otras 300. En repetidas ocasiones, se hacía pasar por vendedor ambulante, monje, indigente, discapacitado y representante de fundaciones ficticias en favor de niños y ancianos. Era conocido también como “Alfredo Salazar”, “El Loco”, “Tribilín”, “Conflicto” y “El Cura”.
Las víctimas de Garavito eran niños entre los 6 y los 16 años, de bajo estrato económico. Los abordaba en los parques infantiles, instalaciones polideportivas, terminales de buses, plazas de mercado y barrios suburbiales. Según lo establecido generalmente les ofrecía dinero y los invitaba a caminar hasta cuando los menores se cansaban y eran atacados en sitios despoblados.
De acuerdo con la investigación, en esos lugares los cuerpos sin vida de los menores fueron encontrados degollados, mutilados y con señales de haber sido amarrados. También se encontraban con señales de acceso carnal violento y tortura; con cuchilladas en el corazón, en las nalgas, con los miembros genitales mutilados y colocados en la boca o incluso decapitados. En la residencia de una amiga suya en Pereira, se encontraron objetos similares a los hallados en los sitios de los crímenes y publicaciones periodísticas en las cuales se reseñaba el estado de las investigaciones por desapariciones y homicidios de niños en el país.
La suma de todos los crímenes suma más de 1000 años de cárcel, pero la pena máxima en Colombia es de 60 años, y por colaborar en la recuperación de los cuerpos y por buena conducta le disminuirían la condena a 12-16 años.


1. Harold Shipman - 218 víctimas y sospechoso de más de 250. Mundialmente conocido como el "Doctor Muerte" y múltiple asesino, fue encontrado ahorcado el 13 de enero de 2004 en su celda de la cárcel de
máxima seguridad.
Las sospechas, que condujeron a las investigaciones sobre la forma como trabajaba el médico, a quien durante el juicio se señaló como un "adicto al asesinato", comenzaron en 1998 cuando cometió uno de sus
mayores errores, al falsificar el testamento (dejándose 350.000 libras) de una anciana de 81 años a la que asesinó inyectándole morfina. Tras la investigación, el 7 de septiembre de ese año fue detenido.
Al parecer, cuando tenía 17 años fue testigo de una dolorosa muerte de su madre a causa del cáncer y eso, según algunos psiquiatras británicos pudo "marcarle para el resto de su vida", porque ella fue tratada en sus últimos días con morfina para calmar los intensos dolores que sufría.
Además, resultó ser un adicto a los calmantes y en la década de los años 70 llegó a reventarse las venas por utilizarlos en cantidades desproporcionadas, pero las autoridades únicamente le multaron con 600 libras esterlinas que pagó para quedar así libre de cargos y ejercer una carrera que le llevó a matar a una amplia mayoría de sus pacientes.
Shipman, que ejerció como "médico de familia" en Todmorden, inicialmente, y desde 1977 en Hyde, una población cercana a Manchester, prefería acabar con la vida de mujeres mayores de 60 años que vivían solas y a las cuales durante las visitas que efectuaba les inyectaba dosis de morfina o heroína, y luego certificaba que habían fallecido
como consecuencia de una crisis cardiaca. Según los jueces no hubo en esos asesinatos ningún motivo de índole sexual ni económico, salvo en el de Kathleen Grundy, que se convirtió en su perdición.




2 comentarios:

Kiquenet dijo...

NO veo las imágenes del 2 y 1.

Otra lista seria de asesinos en serie más mediáticos, con Jack the Ripper y Ted Bundy a la cabeza...

Otra lista de peores: http://es.viajes.yahoo.com/actualidad/peores-pistas-aterrizaje.html

sería bueno tener imagenes de cada pista...

saludos

Taruntela dijo...

Acerca de Javed Iqbal, lo encontraron muerto en su celda después de que se haya suicidado.

Publicar un comentario en la entrada