viernes, 14 de mayo de 2010

Los mayores desastres nucleares de la historia.

Las armas nucleares son las más destructivas que existen en el mundo. La tecnología usada para crear esas armas implican reactores de fusión nuclear.
El hombre que primero desarrolló esta idea fue el fue el físico húngaro Leó Szilárd, quien patento en el año 1934 la idea de la bomba atómica y en 1939 escribió una carta a Albert Einstein, la cual termino en la Marina estadounidense, dando resultado a la creación de la bomba atómica con el Proyecto Manhatann.
La primera detonación exitosa de un arma nuclear por los Estados Unidos fue el 16 de Julio de 1945. La bomba cuyo nombre era "Trinity" fue detonada al Sureste de Socorro (Nuevo México). Desde entonces cientos de experimentos nucleares se han llevado a cabo por todo el mundo, trayendo como consecuencia muchos accidentes nucleares a lo largo del tiempo.
Normalmente, cuando ha ocurrido un accidente de este tipo, la información dada de cara al público es muy limitada, incluso hay veces que ni se hacen estudios para ver el verdadero daño radiactivo causado por el mismo, por temor a que se filtren los resultados.
Durante la carrera de armamento nuclear de las decadas de 1950 y 60 muchas armas de guerra se perdieron durante la llamada "Broken Arrow".

La lista de los mayores desastres nucleares es la siguiente:
10. Corazón del Demonio. Fue el sobrenombre aplicado a una masa subcrítica de plutonio de forma esférica con un peso de 6.2 kg que accidentalmente alcanzó la masa crítica en dos eventos separados dentro del Laboratorio Nacional Los Álamos en los años 1945 y 1946. Cada incidente tuvo como resultado la radiación aguda y envenenamiento y subsecuente muerte de un científico. El 21 de agosto de 1945, el núcleo de plutonio produjo una corriente de irradiación ionizante que dio directo a Harry Daghlian, un físico que cometió un error al trabajar sólo, en experimentos de reflexión de neutrones con el núcleo. Éste fue colocado dentro de una pila de ladrillos reflectores de neutrones para que el ensamble se acercara a la masa crítica, mientras intentaba colocar un ladrillo alrededor del ensamble lo dejó caer accidentalmente en el núcleo lo cual disparó el ensamble a una masa supercrítica, a pesar de haber retirado el ladrillo rápidamente Daghlian recibió una dósis fatal de radiación.Después, el 21 de mayo de 1946, el físico Louis Slotin y otros científicos se encontraban en el Laboratorio de Los Álamos dirigiendo un experimento que implicaba la generación de una reacción de fisión al colocar dos semiesferas de berlio (material reflector de neutrones) alrededor del mismo núcleo de plutonio. La mano de Slotin portaba un destornillador separando los hemisferios teniéndolos parcialmente cerrados, el núcleo alcanzó el nivel supercrítico, liberando una alta dosis de radiación. Louis separó rápidamente las dos mitades, deteniendo la reacción en cadena y salvando inmediatamente las vidas del resto de los científicos en el laboratorio. Louis Slotin murió nueve días después de envenenamiento por radiación aguda.

9. Accidente de un B-52 en Goldsboro. Esta ha sido una de las 11 bombas nucleares que Estados Unidos "extravió" por todo el mundo, las llamadas Flechas Rotas, durante la Guerra Fria.
El día 24 de Enero de 1961, un Boeing B-52 Stratofortress que llevaba dos bombas de 24 megatones cada una (la energía liberada por la explosión de un megatón es de 4,18x10^15 julios) se estrelló cuando despegaba de la base militar de Goldsboro, en Carolina del Norte.
Una de las dos bombas se hundió en un pantano y no ha sido localizada hasta el día de hoy.
Los restos del avión y de la otra bomba cayeron alrededor de un area de 5.2 kilometros cuadrados de plantaciones de algodón y tabaco. Muchos de los dispositivos de esa bomba habían empezado a activarse, además de que el mecanismo de seguridad de la bomba no fue puesto en funcionamiento, por lo que el material radioactivo fue expulsado a la atmósfera.
La segunda bomba cayó en un pantano a alrededor de 1200 kilómetros por hora. Esta se desintrgró y la cola de la bomba fue descubierta a unos 6 metros bajo tierra. Algunos de los componentes de la bomba fueron recuperados, como el plutonio o la botella de tritio, sin embargo la excavación fue interrumpida por la dificultad de la misma por el desocntrol de las aguas subterraneas , por lo que todo el uranio que contenía la bomba ha quedado bajo el suelo de Carolina del Norte.

8. La explosión de Baneberry. El terreno de pruebas de Nevada es una reserva del Departamento de Energía de Estados Unidos. Este sitio es el escenario de múltiples pruebas nucleares desde el año 1951 (928 en total), y ocurriendo varios accidentes. El más importante fue el ocurrido el 11 de Diciembre de 1970 durante la serie de pruebas nucleares de la Operación Emery. La bomba Baneberry fue detonada según lo previsto en el fondo de un pozo a 275 metros de profundidad, sin embargo la energía desprendida por la bomba agrietó el suelo de la tierra de una manera inesperada, lo cual provocó una nube de gases calientes y polvo radioactivo que comenzó 3 minutos y medio después de la explosión y durando varias horas.
El clima invernal no ayudó a la situación y la nube caliente subió hasta tres alturas separadas entre sí, lo que hizo que se dispersasen por sitios distintos, como Nevada, Idaho, Oregón y algunos sectores de Whasington.

7. El hundimiento del submarino K-219. El K-219 era un submarino usado por la Unión Soviética durante la Guerra Fría. Llevaba 34 misiles incorporados y aproximadamente 16 armas nucleares. El 3 de Octubre de 1986 se encontraba a unos 1000 kilómetros al Este de las Bermudas cuando el sello en una de las escotillas falló. Esto permitió que el agua del mar entrase en el tubo de misiles y reaccionase con los residuos de combustible líquido, produciendo ácido nítrico. Posteriormente el submarino sufrió una explosión.
Un carguero soviético intentó llevar el submarino a flote, pero la inundación que este sufría lo hizo totalmente imposible, hundiéndose hasta el fondo de la llanura abisal de Hateras, a unos 5500 metros de profundidad.


6.Bomba pérdida en la Isla de Tybee.
En la noche del 5 de febrero de 1958 un bombardero B-47 Stratojet que llevaba una bomba de hidrógeno en un vuelo nocturno de entrenamiento frente a la costa de Georgia chocó con una caza F-86 a 11.000 metros de altura. La colisión destruyó al caza, dañó gravemente un ala del bombardeo y desencajó parcialmente uno de sus motores. Instruyeron al piloto del bombardero, mayor Howard Richardson, para que se deshiciera de la bomba H antes de intentar un aterrizaje. Richardson lanzó la bomba a las aguas poco profundas de Wassaw Slough, cerca de la desembocadura del río Savannah, a unos pocos kilómetros de la ciudad Tybee Island, donde pensaba que la bomba sería recuperada rápidamente.
Equipos de búsqueda y rescate fueron enviados rápidamente al lugar. Warsaw Sound fue misteriosamente acordonada por soldados de la Fuerza Aérea. Durante seis semanas, la Fuerza Aérea buscó sin éxito la bomba. Buzos submarinos buscaron en la profundidad, los soldados pisotearon las salinas cercanas, y un dirigible sobrevoló el área tratando de encontrar un agujero o un cráter en la playa o el pantano. Luego, sólo un mes después, la búsqueda fue abruptamente detenida.
la bomba también incluía un explosivo nuclear secundario, o bujía, diseñado para convertirla en termonuclear. Se trata de un obturador ahuecado de un diámetro de cerca de una pulgada hecho de plutonio o de uranio altamente enriquecido (el Pentágono nunca ha dicho de cuál se trata) repleto de combustible de fusión, con gran probabilidad litio-6 deuteride. El litio es altamente reactivo en el agua. El plutonio de la bomba fue fabricado en la Hanford Nuclear Site en el Estado de Washington y sería el más antiguo en EE.UU. Es una mala noticia: el plutonio se hace más peligroso a medida que envejece. Además, la bomba contendría otros materiales radioactivos, como ser uranio y berilio.
La bomba está cargada con 181 kilos de TNT, hecho para causar que el disparador de plutonio implosione e inicie así la explosión nuclear. A medida que pasan los años, esos altos explosivos se hacen escamosos, quebradizos y delicados. Es probable que la bomba esté enterrada a entre 1,5 y 4,5 metros de arena y que esté filtrando lentamente radioactividad hacia los ricos terrenos de caza de cangrejos del Warsaw Sound.

5.Fuego de Windscale. En Windscale, condado de Cumbria, extremo norte de Inglaterra, se erigía una instalación nuclear con fines militares. Su objetivo era producir plutonio para investigación, y posterior uso en los submarinos nucleares. Este reactor estaba explotado bajo la Autoridad del Gobierno Británico.
El incidente ocurrió cuando el grafito se incendió . El fuego dio lugar a una liberación de una cantidad importante de contaminación radiactiva. Gases radioactivos, como Yodo 131 y gases nobles, fueron emitidos al ambiente. La investigación posterior dio que alrededor de 20.000 curios de Yodo 131 fueron emitidos: aprox. 740 mil millones de becquerels (miden la contaminación radioactiva), contaminado Inglaterra.
Como la instalación era secreta, consiguieron que la noticia no se filtrara. Con argucias legales, por 45 días se prohibió la venta de leche en un área de 500 km². El “Medical Research Council Commitee” concluyó en que el accidente no tuvo consecuencias directas para la población y “ninguna” medida especial a parte de la citada, se debía tomar.

4.Incidente del Equinoccio de Otoño. Esta no fue una catástrofe nuclear, pero bien pudo ser la mayor de todo los tiempos si no llega a ser por Stanislav Petrov (el hombre que salvó al mundo), un teniente coronel del ejército soviético durante la Guerra Fría. Es recordado por haber identificado correctamente una alerta de ataque con misiles como una falsa alarma en 1983, por lo que evitó lo que podía haber escalado en una guerra nuclear etre la Unión Soviética y los Estados Unidos.
El 26 de septiembre de 1983, se produjo este incidente, que colocaría al mundo a escasos segundos del Apocalipsis atómico. A las 00.14 (hora de Moscú) un satélite soviético dio la alarma: un Misil balístico intercontinental estadounidense se habría lanzado desde la base de Malmstrom (Montana, EEUU) y en 20 minutos alcanzaría la URSS.
Stanislav Petrov estaba a cargo del búnker Serpujov-15, el centro de mando de la inteligencia militar soviética desde donde se coordinaba la defensa aeroespacial rusa, estaba sustituyendo a un compañero esa noche, pero tuvo que hacer frente al incidente. Su misión era verificar y alertar de cualquier ataque a sus superiores, con lo que se iniciaría el proceso para contraatacar con armamento nuclear a los Estados Unidos.
A pesar de la alarma que se apoderó del bunker, su primera reacción fue de escepticismo. Si Estados Unidos decidía lanzar un ataque, era poco probable que lo hiciera con un solo misil y dando la oportunidad al enemigo de responder. Podía ser un error informático, -el radar ya había fallado antes- asi que ordenó suspender la alarma que hubiera lanzado el contraataque y esperar. Pero minutos después, el ordenador informó de un segundo misil, luego de un tercero, un cuarto y un quinto.
Petrov seguía teniendo dudas, pero la presión para que respondiera alcanzó límites extremos. Podía elegir entre seguir su instinto que le indicaba que se trataba de un error, asumiendo que si se equivocaba podían morir miles de rusos en su propio país, o lanzar la respuesta nuclear hacia suelo americano que ordenaba el protocolo estratégico. Optó por lo primero, y cuando pasaron los minutos y fue evidente que había tenido razón, se dieron cuenta de que posiblemente habían evitado la tercera guerra mundial y un posible holocausto nuclear.
Luego la investigación reveló que el error se debió a un rarísimo alineamiento de rayos solares y nubes que los ordenadores interpretaron como un misil. Petrov era un heroe que había salvado al mundo, pero para sus superiores militares había desobedecido el protocolo de seguridad poniendo en riesgo a sus compatriotas. Además había dejado en mal lugar al sistema. Asi que le jubilaron anticipadamente dejándolo con una pensión de 200 dólares al mes. Y lo que es peor, mantuvieron el incidente en secreto hasta 1998.
Al ser preguntado por que no habia dado la alerta, Petrov contesto "La gente no empieza una guerra nuclear con solo cinco misiles".

3.Incidente de Palomares. Otra de las llamadas "Flechas Rotas". Este incidente ocurrió cuando en la localidad almeriense de Palomares el 17 de enero de 1966, la Fuerza Aérea de los Estados Unidos perdió un avión cisterna, un bombardero estratégico y las armas nucleares que transportaba este último.
En el accidente se vieron implicados un bombardero estratégico norteamericano B-52 y un KC-135 de reaprovisionamiento en vuelo (cargado con 110.000 litros de combustible) que colisionaron a 30.000 pies sobre la costa del Mediterráneo mientras intentaban practicar esta operación en el transcurso de unas maniobras de la Fuerza Aérea Norteamericana. Un error provocó que el bombardero volara demasiado bajo, lo que causó que chocara con la panza de la otra aeronave. Este accidente se produjo cuando estos aviones volvían desde Turquía destino a su base en Carolina del Norte. Ambos aviones se desintegraron instantáneamente y cayeron en llamas entre la tierra y la mar. Siete tripulantes resultaron muertos y cuatro lograron saltar en paracaídas.
El B-52 transportaba al menos cuatro, y puede que cinco, bombas termonucleares B28 de 1,5 megatones. Dos de ellas quedaron intactas, una en tierra y otra en el mar. Las dos bombas restantes cayeron cerca del pueblo y explotó el detonante convencional que portan para conseguir la primera reacción nuclear. Estas explosiones convencionales esparciendo unos 20 kilogramos de plutonio altamente radiactivo por los alrededores.
Finalmente tras 80 días de búsqueda la bomba fue localizada por el minisubmarino Alvin a 869 metros de profundidad y 5 millas de la costa gracias a la ayuda de un pescador local.
La recuperación y limpieza de las armas caídas a tierra supuso otro tipo de dispositivo. Varios miembros de las fuerzas armadas de Estados Unidos se presentaron en las cercanías del pueblo equipados con trajes NBQ. Durante varios días permanecieron en la zona, retirando la arena contaminada de 25 000 metros cuadrados de suelo.
Se calcula que el 15% del plutonio, unos 3kg en estado natural, en óxidos y en nitratos, quedó esparcido en forma pulverizada y fue irrecuperable Actualmente, Palomares es la localidad más radiactiva de España.


2.Castle Bravo. El 1 de marzo de 1954 a las 06:45 horas de la mañana, el ejército de Estados Unidos detonó sobre el atolón Bikini, situado en las Islas Marshall, una bomba termonuclear de hidrógeno a la que llamaron Castle Bravo. Un segundo después de la detonación se formó una bola de fuego de casi 7 Km de altura visible desde 450 Km de distancia. La explosión creó un cráter de 2 Km de diámetro y 75 metros de profundidad, mientras que la nube con forma de hongo que se generó alcanzó una altura de 14 Km en sólo un minuto. 10 minutos después tenía ya un diámetro de 100 Km y seguía creciendo a un ritmo de 6 kilómetros cada 60 segundos.
La explosión fue 2,5 veces mayor de lo que esperaban en las filas norteamericanas, debido a un error de cálculo que cometieron los diseñadores de la bomba en el Laboratorio Nacional de Los Álamos. Como consecuencia, la contaminación radioactiva superó ampliamente las previsiones que manejaban los mandos militares de la época y acabó provocando una auténtica catástrofe medioambiental, cuyas consecuencias se vieron agravadas además por los fuertes vientos que azotaban la zona en aquellos días.
La contaminación radioactiva sobrepasó los límites del atolón Bikini y llegó hasta los atolones Rongelap y Rongerik, donde sus habitantes sufrieron en sus carnes las consecuencias de tal despropósito. Aunque fueron evacuados rápidamente, un número significativo de sus descendientes han sufrido malformaciones congénitas debidas a las altas cotas de radiación a las que se vieron expuestos sus padres.
Años después, el físico y premio Nobel de la Paz polaco Joseph Rotblat demostró que la contaminación generada por Castle Bravo fue miles de veces superior a la prevista y, desde luego, mucho mayor que la reconocida oficialmente por EEUU. Su estudio llegó a los medios de comunicación y ocasionó un enfrentamiento diplomático entre el gobierno japonés y el norteamericano, que fue zanjado tras llegar a un acuerdo por el que se compensó con 5.550 dólares de la época a los supervivientes del Lucky Dragon.



1. Accidente de Chernobil. Ocurrió el 26 de Abril de 1986, en esta localidad Ucraniana, siendo el accidente nuclear más grave de la historia, ya que es el único que ha alcanzado la categoría de nivel 7 (el más alto) en la escala INES (Escala internacional de accidentes nucleares).Aquel día, durante una prueba en la que se simulaba un corte de suministro eléctrico, un aumento súbito de potencia en el reactor 4 de la Central Nuclear de Chernobil produjo el sobrecalentamiento del núcleo del reactor nuclear, lo que terminó provocando la explosión del hidrógeno acumulado en su interior.La cantidad de material radiactivo liberado, que se estimó fue unas 500 veces mayor que la liberada por la bomba atómica arrojada en Hiroshima,causó directamente la muerte de 31 personas, forzó al gobierno de la Unión Soviética a la evacuación de unas 135.000 personas y provocó una alarma internacional al detectarse radiactividad en diversos países de Europa septentrional y central.La contaminación de Chernóbil no se extendió uniformemente por las regiones adyacentes, sino que se repartió irregularmente en forma de bolsas radiactivas (como pétalos de una flor), dependiendo de las condiciones meteorológicas.
nmediatamente después del accidente, la mayor preocupación se centró en el yodo radiactivo, con un periodo de semidesintegración de ocho días. Hoy en día (2009) las preocupaciones se centran en la contaminación del suelo con estroncio-90 y cesio-137, con periodos de semidesintegración de unos 30 años. Los niveles más altos de cesio-137 se encuentran en las capas superficiales del suelo, donde son absorbidos por plantas, insectos y hongos, entrando en la cadena alimenticia.Se prevé que la mayoría de muertes prematuras causadas por el accidente de Chernóbil sean el resultado de cánceres y otras enfermedades inducidas por la radiación durante varias décadas después del evento. Una gran población (algunos estudios consideran la población completa de Europa) fue sometida a dosis de radiación relativamente bajas, incrementando el riesgo de cáncer en toda la población.

3 comentarios:

Admirador dijo...

El hundimiento del submarino K-219. El K-219 era un misil balístico usado por la Unión Soviética durante la Guerra Fría.

k-219 e sun submarino no un misíl balístico, no?

Siete dijo...

El artículo comienza con un error, pues en el primer párrafo se dice que: "La tecnología usada para crear esas armas implican reactores de fusión nuclear".

A día de hoy, todavía no se han desarrollado reactores de fusión, así que lo correcto sería escribir: "reactores de fisión nuclear".

Kiquenet dijo...

Añadiría Fukushima y algunos accidentes en alguna central americana en los 70. Saludos

Publicar un comentario en la entrada